Catarsis – El Planeta de los Simios

Hola querid@s lectoræs,

Hoy quiero quitarme este mal sabor de boca, esta pesadez del alma que me hace preguntarme una y otra vez si estoy haciendo un buen trabajo como padre,  como esposo,  como persona.

Cada día me entero de noticias que parecen traer consigo una suerte de presagio de apocalipsis si no tomamos un curso distinto.

Cada día nos desconectamos más, nos violentamos más, nos hablamos menos,  nos entendemos menos, nos escuchamos menos.

boliiarobo-e1439828686501Los omnipresentes videos de linchamientos en Venezuela se hacen cada vez más difíciles de esquivar. Es una realidad que no quiero ver. Que no quiero compartir. Que no quiero apoyar. Veo con preocupación que estos videos se hacen virales y la sociedad vuelca su frustración en comentarios que justifican y exacerban la violencia como una forma de justicia necesaria.

Yo mismo en mi impotencia para generar un cambio significativo he volteado hacia otro lado, no hago comentarios a favor pero tampoco los hago en contra. Peco por omisión. Peco por inacción. Mea culpa.

No sé cuál es la solución, pero agarrar a un ladrón y “ajusticiarlo” no está resolviendo el problema mayor. No resuelve el problema de los asesinos, de los narcos, de los terroristas, de la violencia desatada en forma de inseguridad personal, jurídica, social y económica.

Con desasosiego le doy la vuelta al mundo y veo que la violencia gana terreno en los medios y fuera de ellos gracias a la inacción del público y/o al morbo de ver aquello que quieren llamar justicia.

Facebook, YouTube, Twitter diariamente se llenan de comentarios incitando y/o apoyando la violencia como forma correcta de resolver los problemas generados por la violencia, sin darnos cuenta de que arrojando violencia hacia los demás, sólo propiciamos que esa misma violencia nos alcance eventualmente.

Unos por razones políticas, otros por razones religiosas y otros sólo por anarquía, todos buscan algo en común, la violencia como forma de presentar y defender sus ideas, lo cual anula el mensaje desde el principio.

Poco a poco vamos cayendo en un espiral descendente de violencia que genera sed de venganza sobre sed de venganza, lo cual terminará generando una escalada violenta que acabará por llevarnos a ese tan temido apocalipsis nuclear.

Si nos comportamos como animales, o mejor dicho, peor que animales, solo lograremos alcanzar un mundo mucho más allá de la pesadilla que parecía ser esa novela de ciencia ficción, El Planeta de Los Simios.

Nuestra respuesta a la violencia debe ser la redirección de esa energía lejos de nosotros. Evadir la agresión y mitigar la violencia. Buscar la paz y el equilibrio en cada acción que tomemos, por pequeña que sea. Un copo de nieve puede generar una avalancha. No importa cuan pequeña o insignificante creas que es una acción, ella genera una reacción en cadena que puede llegar mucho más lejos de lo que piensas.

Por mi parte, educo a mi hija sin gritos, sin agresiones, sin golpes, sin castigos ejemplarizantes que generen miedo. Prefiero criarla con amor, respeto y palabras. Muchas palabras. A la corta edad de 3 años ya ella comienza a entender que sus decisiones, en cuanto a temas que para un adulto pueden ser triviales, son importantes.

Creo firmemente que una nueva generación de seres humanos que escuchen más y griten menos es la mejor forma de contrarrestar la ola de violencia que está arropando al mundo. Ya muchos millenials son así, pero necesitamos que sean más… Muchos más.

Antes de gritar, piensa. Antes de golpear, habla. Antes de agredir, maneja tu propia frustración de una mejor manera. La violencia debe ser, si acaso, el último recurso al cual apelar.

17149785-Peace-and-Love-Flower-Power-Notebook-Doodles-Groovy-Psychedelic-Set-Foto-de-archivo


Este mundo lo que necesita es más gente que sea consistente
Gente que haga lo que predica, que ame y no odie
Gente que ayude y se deje ayudar

Jesús Sánchez

Excusas! Cuál es la tuya?

Hola mi muy amad@s lectoræs!

Hoy vengo a hablarles de mi, de ustedes y de todos. Porque todos hemos puesto excusas para no saltar.

Hoy voy a hablarles de gente que sí tenía una excusa pero decidió no usarla. Hoy vengo a hablarles de esa gente que pasó por encima de todas las barreras y se han levantado orgullosos, con la frente bien en alto, mostrando al mundo lo que se puede lograr si descartamos las excusas.

“Es que no cualquiera puede hacer eso” “Es que no sé si lo logre” “Es que a él (o a ella) se le presentó la oportunidad” “Es que yo no he tenido suerte”

Todos hemos dicho alguna de estas frases, o algo similar, en algún momento. Bueno, es hora de abrir los ojos y ver que todas ellas sólo reflejan una cosa… Miedo. Miedo al fracaso o al éxito o a intentarlo o a sentirnos fuera de lugar, per siempre miedo.
Alguna vez pensaron en ver a un maratonista al que los médicos no le daban sino unos pocos años de vida al nacer, inmovilizado por circunstancias de su nacimiento? Se los presento, es Maickel Melamed, un venezolano que desafió a la medicina, a los pronósticos y demostró que todos aquellos que en algún momento sintieron lástima por él estaban profundamente equivocados. Maickel nació con una condición llamada “retraso motor”, una hipotonía general de los músculos de su cuerpo que le impediría tener movilidad. Este año, Maickel completó su último maratón, el de Boston, después de haber participado en los maratones de Berlín, Chicago, New York y Tokio. Maickel tenía una excusa, pero nunca la usó. Si quieren saber más de él, visiten maickelmelamed.com

Les doy a otro venezolano al que, con oragullo, llamo mi primo. Luis Alejandro Martínez. Recuerdo hace mucho tiempo, siendo apenas un niño que lo veía y quería ser como él. Deportista, amaba (y aún lo hace) el surf y la playa. Un día la vida (y el surf) lo envíaron a una silla de rueda, casi sin ningún tipo de movilidad. Fueron momentos extremadamente duros, casi nadie sabía cómo acercarse. La frustración y la rabia se manifestaron, pero poco a poco, con el apoyo de su familia y de una madre a la que deberían darle un premio Nobel a la dedicación, Luis comenzó a superar esa etapa. Escribió un libro. Montó una empresa. Hoy en día es un emprendedor, es una alma que ríe de nuevo con ganas, con alegría genuina por saberse superado. Por haber ido en contra corriente, por haber hecho de un enorme obstáculo, un logro aún más grande. Si quieren saber más de él, pueden visitar su página de Facebook: Discapadiseños – Ayúdanos a ayudar. Luis tenía una excusa, pero decidió no usarla!

Nick vujicic lleva su mensaje a bogotá parque simón bolivarLes puedo nombrar a Nick Vujicic, otro ejemplo de superación más allá de la imaginación. Este hombre no tiene brasos, ni piernas. Apenas algo parecido a un pedazo de pie en la base de su tronco. Vaya si Nick tenía una excusa, pero él vivía solo, juega golf, surfea, nada en la piscina y ahora está casado, tiene un hijo y espera a otro!
Sin mencionar, claro, que es orador motivacional por razones obvias, tiene muy buen humor y es un ser humano excepcional. Nick no quiso usar su excusa. Para saber más, puedes visitar:  Life Without Limbs

Miren al equipo Hoyt, que desde 1977 está demostrando lo que es trabajo en equipo. Han participado en múltiples maratones, biatlones y triatlones, incluyendo el Ironman! Decidieron retirarse en 2014, despues de casi 40 años participando en estas actividades. Corrieron el maratón de Boston más de 30 veces.
Puedes visitar su sitio web http://www.teamhoyt.com si quieres averiguar más acerca de padre e hijo o ver el artículo que escribí hace un par de años haciendo click aquí

Vean cómo Amy Purdy superó una enfermedad que le quitara las dos piernas y los riñones para convertirse en un impacto en “Dancing with the stars”. Es medallista paralímpica y atleta profesional.

A donde quiero llegar es a que podemos buscar circunstancias externas, culpables, apuntar el dedo señalando a los que nacieron con suerte… Pero hasta que dejemos de utilizar cada una desas cosas como una excusa, sólo hasta que descubramos que nuestro potencial está allí, esperando a que nos decidamos, hasta ese momento seguiremos utilizando excusas.

Claro que hay gente con suerte, pero los casos de éxito rara vez se basan en la suerte y casi siempre se basan en la constancia y la superación del miedo.

Si dejamos que el miedo nos susurre causas al oído, simpre tendremos una excusa (no necesariamente buena) por la cual no intentamos o no logramos algo. Si lo superamos, cerramos nuestros sentidos al miedo y los abrimos al mundo, podremos llegar tan lejos como nos lo propongamos.

Palabras de Sabiduría:

Dentro de 20 años lamentaras más
las cosas que no hiciste, que las que hiciste.
Así que suelta amarras y abandona puerto seguro.
Atrapa el viento en tus velas. Sueña. Explora. Descubre.

H. Jackson Brown Jr.

Necesitas aprobación?

Hola, mis querid@s lectoræs,este es un artículo corto acerca de un corto que, a pesar de haber estado en internet durante unos 6 años, no pasa de moda y, probablemente nunca se aburrirán viéndolo.

https://www.youtube.com/watch?v=HxS1ipelE0g

Disfruten de esta historia corta, pero llena de emociones.
Y obtengan algo de ella. Aprueben a quienes están a su alrededor. Elevar la estima y el ánimo de otros hará de sus alrededores algo mejor. Den impulson, eleven. Levanten a la gente. Vivan mejor!

(English version)

Lidera tu equipo como un Jefe! O no? (“Like a Boss”)

Saludos, mis queridos lectores. Una vez más estoy aquí compartiendo mis pensamientos con ustedes, tratando de saber un poco de lo que hay en su mente y obtener más puntos de vista acerca de todo que está en mi cabeza. Hoy quiero hablar de ese monstruo maligno llamado “El Jefe” que ha estado apareciendo en muchas entradas de las redes sociales durante los últimos meses.

He estado leyendo una gran cantidad de artículos acerca de las diferencias entre un jefe y un líder. Pareciera que, a partir de ahora, el jefe es el malo de la película. Sin embargo mis ideas son bastante distintas. Un jefe, uno de verdad, no es otra cosa sino un líder. Los demás son simplemente, circunstancias desafortunadas de algunos trabajos. Yo pienso que un jefe no es un gerente. Un jefe no es el dueño de la empresa. Un jefe es esa persona que admiras porque es tan buena en lo que hace que no puedes hacer  otra cosa que desear ser como ella. Esos son los verdaderos jefes. Algunas veces, tú eres el jefe, el líder, pero no el gerente.

Un liderazgo no es una posición de poder, no es para gritarle órdenes a otras personas o algo para sentirse superior a alguien más. Un liderazgo es la oportunidad de mostrarle a otras personas cómo convertirse en líderes. Como líder, tú motivas a la gente, los impulsas, haces que se den cuenta de que pueden llegar más allá de sus propias expectativas y debes buscar las fortalezas de cada miembro del equipo para formar tu propio aparato que funcione como un reloj.

Como líder, estás a cargo de mantener los engranajes andando a velodidad de tope, llevando a tu equipo a logros que ellos ni tan siquiera imaginaran obtener. Tú eres la punta de la lanza. Tú eres su inspiración. Tú eres la persona a la que buscan cuando algo sale mal. Tu actitud como líder es la actitud de tu equipo. Sabrás si lo estás haciendo “Like a boss” cuando la gente comience a seguirte por sí sola.

Cómo puedes ser un líder “like a boss”?

Lidera

Muéstrale a tu equipo cómo lograr sus objetivos, como equipo y como individuos. Háblales. Apóyate en sus fortalezas y confía en ellos. Mientras más confianza les des, mayor será el compromiso y el reto que ellos sentirán por mantener ese status quo.

Energiza

Sé el motor de tu equipo. Ríe siempre. Ten una buena actitud y enséñales cómo superar obstáculos con una sonrisa en la cara. Mantén la energía incluso cuando todos los demás se sientan caídos. Dense un tiempo para recargar baterías y cohesiona el equipo siempre que puedas.

Logra

Define alcance y objetivos. Crear varios escalones – o metas menores – que lleven a tu equipo a un hito mayor les dará la sensación de logro de tanto en tanto. Crea un alcance claro. Crea metas bien definidas y delimitadas que lleven el proyecto a los niveles deseados e impulsa una meta a la vez.

Delega

Este punto nunca puede ser sujeto de demasiado énfasis. ¡NO HAGAS MICRO-GERENCIA! Ése es uno de los errores más comunes de los líderes, especialmente los líderes técnicos. Tú eres un líder, no eres responsable de cada pequeña parte del trabajo. Cada miembro del equipo debe ser bueno en una tarea particular. Delega cada actividad al mejor miembro del equipo en esa área y déjalo hacer su magia. Así es como funciona.

Disfruta

Si no estás feliz liderando un equipo, no lo hagas entonces. No todo el mundo nace para ser un líder, y eso está bien. Pero si tú quieres ser un líder de verdad, entonces debes disfrutarlo. Debes sentirte apasionado de serlo. Debes sentirte bendito de tener la oportunidad de observar a tu equipo crecer y evolucionar, y aún más, ser combustible para impulsar tal proceso.

Reconoce

Haz a cada miembro del equipo saber lo que han hecho bien. Marca las posibles mejoras que se puedan hacer, pero enfócate en lo mejor de su trabajo. Después de todo, quieres que ellos sean los mejores en lo que hacen mejor. Los miembros de tu equipo pueden mejorar otras habilidades, pero no los lleves a áreas desconocidas que puedan hundirlos en frustración. Entrenen juntos. Aprendan juntos. Separen algo de tiempo para que cada quien comparta su experticia con el equipo. Eso elevará el conocimiento en general del mismo y la persona que comparta su sabiduría obtendrá reconocimiento inmediato porque está enseñado a sus compañeros.


Dicho todo ésto. Espero que todos ustedes, líderes, se vuelvan cada día una mejor versión de sí mismos y guíen a su equipo a hacer lo mismo. Sólo evolucionando juntos obtendrán nuevos niveles de experticia, trabajo en equipo y logros.


Palabras de sabiduría:

Si tus acciones inspiran a otros a soñar más allá,
a aprender más, a hacer más y ser en más,
eres un líder.

John Quincy Adams

Bienvenid@s a Los Lados De Mi Vida

Bienvenid@s tod@s. He estado escribiendo algunos blogs acerca de cosas comunes y no tan comunes durante algún tiempo… ¿Cuál es el problema? Demasiados blogs diferentes que mantener. Escritos en inglés y español y algunas otras circunstancias.

Así que he decidido consolidar todo el contenido en español aquí en Los Lados De Mi Vida y el contenido en inglés (que llegará a ser un espejo de este blog) en The Sides Of My Life

Verán artículos y escritos viejos, importados de los blogs anteriores que conformarán el contenido inicial.

Quiero hacer este sitio público tan pronto como sea posible, de manera que verán varios cambios en las semanas venideras.

Aquí conseguiran contenido diverso

Pueden utilizar el menú superior para llegar a cualquiera de estas categorías, buscar entre las etiquetas o simplemente recorrer el blog en busca de las palabras que necesitan.

¡Y que esta sea un cálida bienvenida a nuestro sitio!

Sin Alma de Inmigrante

Yo no tengo alma de inmigrante.

Avila Panorámica

Hay gente que desde su adolescencia fantasea con irse de su país, se lo plantean seriamente y buscan nuevos rumbos de cualquier forma, haciendo un deporte, consiguiendo una beca, por intercambio, en fin, de alguna manera se aseguran de salir, de vivir lejos de casa al menos por un tiempo que puede variar entre 6 meses, 5 años o más. Yo no. Yo moría de miedo de sólo imaginarme lejos de casa, una vez estando muchacha, escuché por primera vez eso de los intercambios estudiantiles y ¡me daba terror! Eso de irme de mi casa y caer como paracaidista en la casa de una familia en algún lugar del mundo, para ser por un año la “hija” de esa gente, me parecía la situación más abrumadora del planeta, no podía ni imaginarme en esa situación sin que me diera como un frío por todo el cuerpo. Y es que sí, eso es algo a lo que siempre le he temido. Incluso un viaje de esos de quinceañeras, aunque me hubiese encantado, me daba como nervio. Conozco a varias personas, algunas de ellas grandes y viejas amigas, que desde muchachas se fueron de la comodidad y calidez de su hogar, para experimentar en otras latitudes. Las admiro! Y es que yo no tengo ese espíritu, no es que no me guste viajar, me encanta y me gustaría conocer muchos lugares del mundo, pero el hecho de moverme de mi casa a otro lugar, incluso dentro de mi país, de vacaciones, a un sitio conocido y como mi segunda casa, como Pto. La Cruz, me pone incómoda, me sobrecoge un poco todo ese proceso de hacer maletas y dejar mi cueva, luego lo disfruto, claro está, pero ese momento en el que uno se prepara para el viaje y se despide, me pone tensa, y por supuesto, luego de unos días o un par de semanas ya extraño mi cueva y mis rutinas. Me gustaría ser más aventurera en ese sentido, pero esa no es la realidad, la realidad es que soy bastante miedosa para eso y digo miedosa y no cobarde porque una vez leí que ser valiente no es no sentir miedo, sino avanzar a pesar del mismo, y eso sí que te tengo yo, yo aterrada, pero pa’lante, insegura, pero pa’lante, abrumada, pero pa’lante, por eso no me declaro cobarde en absoluto. Volviendo al punto, es que sí, hay gente que nace para gitana, son nómadas de nacimiento y otros, como yo, que no.

Y resulta que me tocó, eso a lo que tanto le venía temiendo desde hace largo tiempo, eso que desde hace aproximadamente doce años comenzó a presentarse como una opción, por como venía avanzando el cáncer de mi país. “¿Y si nos vamos?”, me decía mi novio para ese entonces y yo sólo de escuchar la pregunta y asomarme a una imaginaria respuesta positiva, sentía que se me caía el mundo, entonces, hablábamos de otra cosa, pasábamos el tema casi como con tabú. Estábamos en 2002, yo tenía 25 años y mi país ya estaba sumido en una crisis política y social bastante fuerte, pero estaba la esperanza “en cualquier momento este gobierno se cae”, “el tipo renuncia”, “al tipo lo tumban”, “el paro va a acabar con este gobierno”, “hay un rumor de que unos militares se levantan esta noche”… y así fueron pasando días, semanas… años.

Entonces llegamos casi sin darnos cuenta a 2010, agotados de tanto reclamar por una cosa y por la otra, de tanto sentirnos marginados en nuestro propio país por no vestirnos de rojo y “el tipo” continuaba gobernando y también continuaban los rumores esperanzadores, pero ya yo estaba bastante cansada de tanto odio y retraso y se me presenta otra vez la idea de salir del país, esta vez sola y con un destino fijado: Bogotá. A Bogotá me la presentó un amigo muy especial, me hablaba día y noche de las bondades de la ciudad, del clima, de las posibilidades, de la gente, de la educación, en fin, que poco a poco me iba enamorando de él y de Bogotá. A estas alturas del cuento, ya yo tenía mi vida patas pa’rriba, prácticamente acababa de terminar una relación de muchos años, estaba enamorada hasta los huesos de alguien que, aunque me correspondía, no estaba preparado para una relación estable con nadie y para colmo estaba preparándose para irse del país, lo cual me anunciaba otro duelo en un futuro bastante cercano, estaba harta ya de tanto no entender a mi país, de tanto pelear, de tanto luchar, de tanta marcha, tenía el alma revuelta por varios motivos y bueno, consideré a pesar del terror, la idea de irme de mi tierra. Hice, animada por mi amado de entonces, mi primer viaje fuera del país, sola, desorientada, con el dinero contado y con un despecho crudito porque ya no vería más (y hasta el sol de hoy sigo sin verlo) al, para ese entonces, dueño de mi corazón. A pesar de mi situación emocional durísima, me enamoré de Bogotá, fui allí no como turista, si no como alguien que iba para quedarse, fui a tantear el terreno, a conocer sus calles como las calles que luego caminaría a diario en esa vida que comenzaba a inventarme, guayabo en mano, para mi futuro. Me enamoré de la ciudad y de la gente. Llegué, con una maleta enorme a la casa de una paisa adorable que sin conocerme, me abrió las puertas de su casa, allí estuve los primeros 10 días, fueron días muy duros, muy fríos, muy solos, mi anfitriona trabajaba mucho y no tenía demasiado tiempo para lidiar con esta suerte de invasora que cargaba la empalizada en el suelo, mucho hizo, ciertamente, al abrirme las puertas de su casa de par en par, sin siquiera saber quién era yo, eso se lo agradeceré siempre. Luego llegué a casa de Daniel, 13 días estuve allí sintiéndome una más entre ellos, allá la cosa estuvo un poco más cálida, hasta viajé con ellos a un pozo petrolero para hacer una función de mimos. Fueron 23 mis días en Bogotá, yo lo sentí como tres meses más o menos, la intensidad de ese momento en mi vida, así lo hacían ver. Me quedaron hermosos recuerdos del lugar y de su gente, cariños que no voy a borrar así ya no los vuelva a ver: Bibiana, Milena y familia, Daniel, Willderman, Katta y el resto de los muchachos, todos muy lindos y amables. Yo espero haberles dado una buena impresión a pesar de no haber estado en mi mejor momento. De ese viaje también me quedó la certeza de que no importa lo mal que esté, siempre puedo seguir adelante, que no importa lo grande del miedo, yo soy más grande, que no importa que llore en las noches, siempre y cuando en las mañanas me levante dispuesta a continuar, a vivir y experimentar. Y llegó el 5 de agosto y me regresaba a mi amada patria, me recibió la enorme pancarta en el aeropuerto con la cara de Chávez y su “Patria, socialismo o muerte”, bueno, se acabaron las vacaciones de la pesadilla más larga de la historia (al menos de MI HISTORIA). Llegué dispuesta a resolver lo que tuviera que resolver para irme a Bogotá, tenía hasta un contrato de trabajo que me dio Daniel, para sacar la visa y estar legal en el país. Mi visita al consulado colombiano no arrojó buenas noticias y la rutina, el día a día cargado de tantas noticias que no dan chance a digerir ninguna, el miedo a salir de mi cueva y la terquedad de seguir luchando con la esperanza de que la era roja del país llegara a su fin, hizo lo suyo y el sueño de Bogotá se fue posponiendo y quedando atrás. Bueno, todo eso y que mi vida personal estaba pasando por grandes cambios que exigían atención.

Continúa el conteo regresivo para irme del país, a pesar de mí misma y llegamos a un terrible 7 de octubre de 2012, triste día para mi patria, otro más, pero éste muy significativo, un moribundo Chávez gana (según el podrido CNE) las elecciones presidenciales, yo embarazada de 37 semanas aproximadamente, lloraba a gritos y a moco tendido, en el piso de mi casa, sabiendo que mi hija estaba por nacer en un país secuestrado por unas bestias rojas sin escrúpulos de ningún tipo, sabiendo que ese resultado significaba que mis días en Venezuela estaban contados, que no sabía a dónde, ni en qué circunstancias, pero debía buscar junto con mi esposo, otro destino que nos librara de ese desastre de país en el nos habíamos convertido y que ya no quedaba esperanza cercana de recuperar.

Tener un hijo absorbe mucho y si quieres dar teta exclusiva y hacer crianza con apego, mucho más, así que desde el maravilloso e irrepetible 3 de noviembre de 2012, mi foco de atención fue Sarah Valentina, así que el tema país, aunque ineludible, pasó a un segundo o tercer plano. Sin embargo, es difícil no prestar atención a la debacle del país, es difícil cuando sientes que los pedazos del país te comienzan a caer encima y debes entrar a varios supermercados para poder encontrar un producto y ves colas y colas por todas partes porque “en el Plaza’s llegó la leche” o “en Central Madeirense llegó aceite”, es difícil mantenerte distante cuando comienzas a ver indiscretamente las bolsas de mercado de la gente en la calle, para ver si consiguieron harina de maíz y salir corriendo al supermercado a ver si todavía queda, cuando hablas con tus padres y te dicen que no consiguen papel higiénico, te enteras de que mataron al novio de una amiga de tu sobrina, que secuestraron a un vecino de Montalbán, es difícil mantenerse distante cuando sabes que el “presidente” se murió, pero que fue tan hijo de puta, que antes de hacerlo se encargó de dejar un sucesor en el corazón rojito de sus obcecados seguidores y que por supuesto (según el mismo CNE rojito) también ganó las elecciones aunque todo el mundo sabe que éste tipejo no le llega a los pies ni siquiera a Chávez, o sea, que esta vaina es mucho camisón pa’ Petra, pero total, no importa, no importa nada, no importa el país, el pueblo, la economía, lo que importa es mantenerse en el poder, lo que importa es votar por el idiota porque el “comandante supremo intergaláctico” así lo pidió antes de morir. O sea, todo el mundo se caga en el país. Entonces aunque uno no lo quiera se engancha y pelea a diario por la escasez, por la inseguridad, por la inflación, por la anarquía, por la crisis moral, por el miedo de no saber si llegas vivo a tu casa, y te das cuenta de que tienes 36 años y llevas casi 15, peleando por el país y que parece que nada vale la pena, que por ti, pero sobretodo por tu hija que es un ser inocente, que merece mucho, mucho más, debes darte la vuelta y buscar otro camino, otro lugar, que no se puede seguir mal viviendo, que no lo mereces.

Llegan los días más grises en la historia contemporánea del país y tú lo padeces hasta los huesos y junto con tu esposo, tomas la decisión de abrirte a nuevos rumbos, ahora sí, no podemos seguirlo postergando, tenemos una hermosa bebé de meses que merece no sólo una mejor vida de la que le podemos ofrecer en Venezuela, si no unos padres más felices, para poder darle lo mejor de nosotros. Comienzan a enviar currículos a diferentes destinos, Bogotá el primero en mi lista, pero cabe casi cualquier cosa, lo más importante es salir de donde estamos. En esta cuenta regresiva, me detengo en otro fatídico, pero sobretodo simbólico día, el 06 de enero 2014, a casi 15 años completos de “Revolución Bonita”, matan vilmente a Mónica Spear y su esposo y le meten un tiro en la pierna a su hija de 6 años. No es que Mónica fuera más importante que los muertos de todos los días, es que es una cara conocida, es que cuando se es artista de TV, la gente te siente como si fueras de su familia y esta muchacha era como de la familia de todos los venezolanos. Más allá del hecho de que fuera conocida o no, están las terribles circunstancias de su muerte, una mujer joven, exitosa, buena gente, viene a su país de vacaciones (porque no vivía aquí) a pesar de todas las noticias, a pesar de las estadísticas de inseguridad, viene a vacacionar en su país, porque quiere que su hija conozca sus maravillas y ame el país de su madre, y en qué termina la historia, en que de regreso a Caracas, de noche, cae en uno de los muchísimos huecos de las carreteras, se accidenta y la abordan para robarla y por encerrarse, presa del miedo, en el carro, es fríamente asesinada junto con su esposo y como saldo quedan, dos jóvenes padres muertos y una nena de 6 años huérfana y con una cicatriz en la pierna que le va a recordar para siempre el peor día de su vida. ¡Qué mal me sentí ese día! ¡Qué indignación! ¡Qué miedo! ¡Qué frustración! ¡Qué impotencia! ¡¡Qué rabia!! Ese día le dije a mi esposo con mi hija en brazos “¡Alejandro, me quiero ir YA!”. Y es que el pánico me invadió, pudimos haber sido nosotros, habíamos llegado a Caracas dos o tres días antes, por otra carretera, pero igual llena de huecos y de maleantes. Y los ángeles dijeron “amén” y al día siguiente Alejandro estaba recibiendo el primer correo desde Costa Rica, ofreciéndole una posibilidad de empleo. Algunas entrevistas y mucha corredera más tarde llegó ese día, ése al que tanto le temí, ése que esperaba con ansias y con mucho miedo, que sabía que llegaría, pero no cuándo ni cómo, y el 23 de marzo de2014 le dije “Adiós” a mi Ávila, mientras lo veía alejarse, ese día le di muchos besos a mis papis, a mi hermano, a mi sobrina Paula, fuertes abrazos a mis muy queridos suegros y me fui, con el alma paralizada, con el corazón y la cabeza como anestesiadas para que no doliera tanto. Pero duele, duele a diario, porque yo no soy así, porque yo no hubiese querido nunca estar en esta situación, porque siento que no tuve opción, que era una situación de vida o muerte, que estaba contra la pared y debí tomar la decisión más difícil de mi vida. Yo me fui de Venezuela, pero a ella la cargo enterita dentro de mí, y ahora debo lidiar con eso, ahora debo llorarla tanto como se lloran a los amores que se van, ahora vivo el despecho más grande de mi historia (y vaya que eso es bastante decir). Yo sé que todo está bien y que esta es otra oportunidad para superarme a mí misma, para transformarme, para crecer, para evolucionar, y sé que todo tiene su proceso y que estas cosas deben doler, nadie me tiene que explicar eso, así como nadie me tiene que explicar que esto es por nuestro bien y bla, bla, bla. Yo la teoría me la sé enterita, pero necesito llorar todas las veces que sea necesario, este dolor de no poder estar en mi patria amada, de no poder ver a mi hija crecer junto con sus abuelos, sus ti@s, de saber que mi hija no va a bailar Joropo, tambores o El Carite, en los actos del colegio…

Venezuela, ¡¡Cómo te amo!! ¡¡Cuánto me dueles!! Ojalá que Dios no se haya olvidado completamente de ti, a veces creo que sí.

Costa Rica, eres muy diferente, para bien y para mal, y también tienes muchas cosas en común con mi tierra. Sé que poco a poco aprenderé a quererte. Gracias por la oportunidad, gracias por recibirnos. Dios te bendiga.


Palabras de sabiduría:

…Y si un día tengo que naufragar y el tifón rompe mis velas, enterrad mi cuerpo cerca del mar, en Venezuela

Canción Venezuela
Pablo Herrero y José Luis Armenteros